PLANTEO PRECISO DEL PROBLEMA EN LA INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA

¿Has pensado en hacer donaciones a Nullius in verba site y la revista Scientia in verba Magazine? ¡Dona aquí!

PLANTEO PRECISO DEL PROBLEMA EN LA INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA

Dr. Ricardo Manuel Rossi Valverde

4/08/2019

Más textos del autor aquí

 

 

Introducción

 

En la mayoría de los textos de metodología de la investigación se argumenta que la investigación científica se lleva a cabo mediante un conjunto de procesos, que se inicia con una idea; entre los autores que refuerzan esta propuesta están Hernández, Fernández y Baptista (2014) quienes definen la investigación científica como: “… un conjunto de procesos sistemáticos, críticos y empíricos que se aplican al estudio de un fenómeno o problema”. (Hernández et al., 2014, p. 4). Al conjunto de procesos mencionados por Hernández y otros autores, el filósofo argentino Mario Bunge denomina método científico. Bunge en una obra publicada en 1980 (reeditada en 2002) propuso un modelo de método científico conformado por diez fases, las que se muestran en el esquema N° 1.

Esquema 1. Modelo de método científico para el trabajo científico, según Bunge. Fuente: Bunge (2002, pp. 39 – 40).

El modelo de método científico de Bunge (1980) a la fecha ha sido mejorado, y entre los modelos que más destacan y cuentan con gran aceptación por los investigadores son los propuestos por Hernández et al. (2014, pp. 5 y 7), quienes han desarrollado un modelo para el enfoque cuantitativo y otro para el enfoque cualitativo. Sin embargo, en ambos modelos (cuantitativo y cualitativo) las fases 1 y 2 son las mismas que Bunge (1980) propuso.

Se debe resaltar que un trabajo científico resolverá un problema (específico o general) e incrementará el conocimiento científico, si la investigación científica tiene un buen inicio a partir de la idea que se haya concebido (descubrimiento del problema). La idea puede surgir de: la experiencia personal o profesional; las conversaciones con nuestros colegas o nuestros clientes; la observación de hechos o fenómenos interesantes; la lectura de ensayos, libros, revistas, otras tesis; de otra fuente disponible. Pero, una vez concebida la idea, debemos seguir con los procesos y ello implica plantear el problema. Pero, es justamente en este paso del proceso que se observa entre los expertos una diversidad de opiniones o criterios al tratar de responder a la pregunta: ¿Qué implica plantear el problema de investigación? Para este caso recurrimos a Quintana (2008), quien desarrolla un análisis de la cuestión citando algunas definiciones de autores reconocidos, definiciones que originan cierta confusión al no haber uniformidad de criterios o no estar acorde a la realidad que actualmente se vive. Por otro lado, se concuerda con la aclaración que hacen los autores García – Córdoba (2005), respecto a lo que representa plantear el problema o problematización, como éstos denominan: “La problematización persigue como fin último la selección, estructuración y delimitación de un problema de investigación.” (García – Córdoba, 2005, pp. 9 – 10).

Hernández et al. (2014) definen que “plantear el problema no es sino afinar y estructurar más formalmente la idea de investigación.”. (Hernández et al., 2014, p. 36). Esta definición es apropiada, no obstante, al establecer los criterios para plantear el problema se basan en la propuesta de Kerlinger y Lee (2002) y corroboran que “… el problema debe expresar una relación entre dos o más variables.” (Hernández et al., 2014, p. 36), pero se obvia que existen trabajos de investigación en el enfoque cuantitativo, de nivel descriptivo que solo requieren medir o estudiar una sola variable, y también se tienen trabajos de nivel explicativo que analizan la influencia de una variable sobre otra variable. Además, se debe considerar que en el enfoque cualitativo existen trabajos de nivel descriptivo que son muy importantes para el conocimiento científico.

Los expertos Hernández et al. (2014, p. 36) concuerdan con Kerlinger y Lee (2002) cuando afirman que “… el problema debe estar formulado como pregunta, claramente y sin ambigüedades…”. (p.36). En este caso se refieren a la formulación del problema, luego la afirmación de Kerlinger y Lee es correcta. Actualmente, los modelos de informes de Tesis de algunas universidades peruanas separan en diferentes ítems la descripción del problema de la formulación del problema, con las siguientes denominaciones: Realidad problemática y formulación del problema; Descripción de la realidad problemática y formulación del problema; Delimitación del problema y Enunciado del problema, etc. Sería importante consensuar la denominación de la descripción narrada del problema de interés y colocar el ítem formulación o enunciado del problema a continuación de la descripción del problema.

Tomando en cuenta que Bunge (2002, p. 39) menciona que luego del descubrimiento del problema se debe continuar con el planteo preciso del problema, se sugiere lo siguiente: 1) Describir la realidad problemática lo más claro y preciso posible. 2) Formular la pregunta correcta, luego de haber identificado claramente cuál es la realidad problemática.

Es muy importante el inicio del proceso en cuanto al descubrimiento del problema y la descripción precisa de la realidad problemática, de tal forma que se pueda identificar las variables contenidas en el problema. Los tesistas no deben iniciar su trabajo definiendo el título de éste sin antes haber planteado o descrito precisamente el problema y formulado la pregunta correcta. Ello sería un grave error, que se debe evitar a pesar de que el título de la tesis puede mejorarse en el proceso.

Se reitera que empezar una investigación científica con una descripción apropiada y argumentativa del problema es trascendente, por ello Vara (2006) resalta que: “Plantear el problema de investigación significa delimitar la idea inicial… es delinear las interrogantes específicas… mediante su argumentación previa. El planteamiento del problema se divide en dos partes: a) la argumentación del problema y b) su formulación explicita.” (p. 123).

En opinión de Mario Bunge: “La claridad y la precisión se obtienen en ciencia de las siguientes maneras: a) los problemas se formulan de manera clara; lo primero, y a menudo lo más difícil, es distinguir cuáles son los problemas…”. (Bunge, 2001, p. 28).

 

¿Cómo describir de manera precisa y pragmática un problema de investigación científica?

 

A continuación, se muestra un esquema de ayuda en el proceso a seguir para identificar un problema de investigación y describir de manera precisa la realidad problemática.

Esquema 2. Concebir la idea e iniciar a describir el problema. Fuente: Elaboración propia.

Con la realización de los ítems 1 al 3 del esquema anterior, se empieza a dar forma al planteamiento del problema de investigación.

Una idea puede derivar en un problema que amerita ser investigado, pero si no se logra afinar la idea, es mejor consultar con algún experto. Ahora que se empieza a conocer la realidad problemática se procede a describirla, narrando al menos dos párrafos de lo observado. Ello permitirá identificar la variable o variables que resaltan en el problema específico observado, para luego continuar con el proceso.

Esquema 3. La búsqueda bibliográfica inicial.
Fuente: Elaboración propia.

El identificar la variable o variables vinculadas al problema de interés, permitirá realizar una búsqueda apropiada tomando en cuenta los referentes bibliográficos o autores que hayan estudiado estas variables (ver esquema N° 3). El uso de las tecnologías digitales facilita la disponibilidad de archivos virtuales que corresponden a publicaciones como: textos, artículos, ensayos, tesis, etc. Si se desea aprovechar el tiempo es necesario acceder a estos archivos mediante Internet, pero se debe tener mucho cuidado cuando se elijan los referentes para el desarrollo del trabajo de investigación.

Los autores para tomar en cuenta deben estar respaldados por instituciones de prestigio o deben ser personas reconocidas en su especialidad. Se recomienda que los estudios o publicaciones a revisar o tener como referencia tengan una antigüedad no mayor a 5 años, sin embargo, podría ocurrir que los trabajos publicados acerca de una variable no sean tan recientes debido a que no existen suficientes estudios, en ese caso se debe mencionar el inconveniente en el ítem denominado limitaciones.

Luego, continuamos con el proceso, según se muestra en el siguiente esquema N° 4.

Esquema 4. Revisar y estudiar los documentos relacionados. Fuente: Elaboración propia.

Una vez seleccionados los archivos digitales de los autores o publicaciones virtuales, además, de los textos relacionados a las variables de interés, se tiene que inexcusablemente leer estos documentos para identificar y extraer aquellos párrafos, ideas, conceptos, etc.; que se necesitan para construir los argumentos que permitan centrar el problema de interés. La argumentación que corresponde a la descripción o delimitación de la realidad problemática debe hacerse siguiendo una secuencia lógica y razonable, sin omitir a los autores, cuando se plasman sus propuestas en la redacción del texto. Para ello se debe recurrir a las Normas APA, y así se evita caer en una acción antiética calificada como plagio. Al leer los archivos de tesis, artículos, ensayos u otras publicaciones relacionadas a las variables de interés y al contexto del problema específico observado, se puede aprovechar la oportunidad para extraer aquella información que permitirá construir posteriormente los antecedentes y el marco teórico.

El proceso continúa, según se muestra en el siguiente esquema N° 5.

Esquema 5. La argumentación
Fuente: Elaboración propia.

Se reitera que la argumentación debe tener una estructura lógica y racional de los aportes de los autores seleccionados, agregando a estos aportes los puntos de vista del investigador, buscando enlazar apropiadamente todas las ideas o propuestas. Se sugiere de tres a cinco párrafos para centrar el problema observado, evitando ser muy extensos en la argumentación. Para completar la descripción de la realidad problemática se ubica en la parte final el párrafo o párrafos que inicialmente se redactaron para describir el problema específico observado.

Una vez culminada la descripción de la realidad problemática, es necesario revisar toda la argumentación a fin de corregir errores de redacción, de edición y de referenciación (según Normas APA). Este primer paso tiene que ser seguro y debe proyectar un panorama claro del problema que interesa investigar. Solo cuando quede culminada la descripción de la realidad problemática se procederá a formular el problema, es decir, hacer la pregunta correcta.

A continuación, se muestra un ejemplo de descripción de la realidad problemática para un caso particular. Se empieza con la argumentación inicial, luego se muestra el problema específico.

 

ARGUMENTACIÓN

INICIAL

En toda organización que provee bienes o brinda servicios el recurso más valioso para el logro de sus objetivos empresariales es aquel conjunto de colaboradores que representan su talento humano, aquellas personas que las entidades desean retener el máximo tiempo posible porque son las que tienen un excelente desempeño y generan buenos resultados. Pero, contar con el mejor personal disponible puede resultar más fácil que el retenerlos, por ello la empresa tiene que saber motivarlos para que su desempeño laboral sea el óptimo y se queden en la organización el mayor tiempo posible, al respecto Robbins y Coulter (2010) afirman que “… la manera en que una organización trata a su gente afecta en gran manera su desempeño.”. (p. 207). Lo cual es congruente con lo que un trabajador espera de su organización: un buen trato. Se podría interpretar ese buen trato como: reconocimiento, compensaciones económicas apropiadas, crecimiento personal y desarrollo profesional, entre otros, aspectos motivadores.

De acuerdo con algunos estudios, existe una relación entre las variables desempeño laboral, compensaciones del trabajador como motivador y rentabilidad de la empresa. Las compensaciones o remuneración total, según Chiavenato (2009, p. 311), tiene tres componentes: la remuneración básica, los incentivos salariales y las prestaciones. En cuanto a los incentivos salariales son aquellos programas diseñados para recompensar a los trabajadores que tienen buen desempeño, pero no necesariamente todos los incentivos son dinero en efectivo, ya que algunas empresas pueden hacer uso de su ingenio para recompensar a sus buenos trabajadores con subsidios, capacitaciones, vales de compra, becas, premios, etc.

Indudablemente que la motivación juega un rol importante en este asunto, considerando que existe una relación directa entre la motivación de un colaborador y su desempeño. Al respecto, según Robbins y Coulter (2010), el “motivar y recompensar a los empleados es una de las actividades más importantes y desafiantes que los gerentes llevan a cabo. Para lograr que los empleados pongan su máximo empeño en el trabajo, los gerentes necesitan saber la forma y la razón de su motivación.”. (pp. 339 – 340).

En la actualidad la globalización es un fenómeno que ha cambiado y sigue cambiando el mundo, y la alta competencia entre las empresas por los mercados es uno de sus efectos, en este escenario la remuneración fija de los colaboradores deja de ser suficiente y se necesita algo más que los motive e incentive, para que sean más proactivos, emprendedores y eficaces, logrando los resultados esperados por la organización. (Malagón, s/f).

 

 

PROBLEMA

ESPECÍFICO

De acuerdo con lo anterior, en la Institución Financiera Confianza (IFC) se cuenta con un modelo de incentivos para el área de operaciones que busca motivar a los colaboradores para que su desempeño laboral sea el esperado. El desempeño laboral del colaborador del área de operaciones de la empresa IFC implica cuatro variables: productividad, calidad de atención al cliente, ventas directas de productos y cumplimiento eficaz de las normas. Al respecto, a pesar de contar con su modelo de incentivos en la empresa IFC se observa que el desempeño laboral en el área de operaciones de la sede principal en Lima no es el óptimo, lo cual es una preocupación para los directivos, quienes piensan que amerita se lleve a cabo un trabajo de investigación para analizar el problema observado.

 

¿Cómo formular el problema, a partir de su descripción precisa?

 

La formulación del problema debe hacerse sobre la base de la descripción precisa del problema, tratando de visualizar qué se quiere lograr con el trabajo de investigación. Es importante que se mencione que la formulación del problema no es una simple pregunta, es más bien una pregunta científica que permitirá iniciar la acción investigativa y orientará al investigador para encuadrar el trabajo en uno de los enfoques de investigación (cuantitativo o cualitativo), permitirá elaborar los objetivos (general y específicos), además de las hipótesis de trabajo (enfoque cuantitativo); y también permitirá elegir el diseño de investigación que se ajuste al enfoque y los objetivos del trabajo de investigación.

A continuación, se muestran dos ejemplos de formulación del problema, tomando como referencia la descripción del problema anterior.

 

FORMULACIÓN DEL PROBLEMA

 

 

CASUÍSTICA RESULTANTE

 

 

¿Cómo influye el modelo de incentivos en el desempeño laboral del área de operaciones de la IFC – Sede Lima?

 

En este caso el trabajo se encuadra en el enfoque cuantitativo. El diseño de investigación sería no experimental, transeccional y explicativa.

 

 

¿Qué componentes motivacionales debe contener el modelo de incentivos para que el desempeño laboral sea óptimo en el área de operaciones de la IFC – Sede Lima?

 

En este caso el trabajo se encuadra en el enfoque cualitativo. El diseño correspondería a la Teoría Fundamentada, con lo cual se buscaría reformular el modelo de incentivos si se confirma que no existe una influencia significativa de este modelo en el desempeño de los colaboradores.

 

 

Esperamos que el presente ensayo sea de utilidad para todos aquellos investigadores científicos que se inician en esta aventura maravillosa que representa la ciencia y su hacer ciencia mediante la investigación científica.

 

Referencia bibliográfica 

Abanto, W. et al. (2013). Diseño y Desarrollo del Proyecto de Investigación – Guía de Aprendizaje. Escuela de Postgrado de la Universidad César Vallejo.
Bunge, M. (2001). La ciencia – Su método y su filosofía. Edición corregida y aumentada. Buenos Aires: Editorial Sudamericana.
Bunge, M. (2002). Epistemología. (3ª ed.). Buenos Aires: Siglo XXI Editores.
Calderón, J., Alzamora, L. & Del Águila, E. (2009). Guía de elaboración de Proyectos de Tesis Doctoral. Universidad Alas Peruanas – Vicerrectorado de Investigación y Postgrado. Lima.
García – Córdoba, F. y García – Córdoba, L. (2005). La problematización. Etapa determinante de una investigación. (2ª ed.). Instituto Superior de Ciencias de la Educación del Estado de México.
Hernández, R., Fernández, C. y Baptista, P. (2014). Metodología de la Investigación. (6ª ed.). México: Mc Graw Hill Interamericana Editores.
Quintana, A. (2008). Planteamiento del problema de investigación: Errores de la lectura superficial de libros de texto de metodología. Revista IIPSI. Facultad de Psicología UNMSM. ISSN Impresa: 1560 – 909X. ISSN ELECTRÓNICA: 1609 – 7475. VOL. 11 – Nº 1 – 2008. PP. 239 – 253.
Vara, A. (2006). La Lógica de la Investigación en las Ciencias Sociales. Asociación por la Defensa de las Minorías. Centro de Investigaciones científicas y tecnológicas. Lima
Dr. Ricardo Manuel Rossi Valverde

Dr. Ricardo Manuel Rossi Valverde

Autor

Universidad Nacional de Trujillo

Av. Juan Pablo II (s/n)

Trujillo, Código Postal 13008, Perú

CENTRUM Católica

Correo electrónico: a20024959@pucp.edu.pe

ORCID: https://orcid.org/0000-0003-1424-8261